Una niña murió y siete menores resultaron heridos este domingo,  dos, en estado grave, mientras jugaban en un castillo inflable instalado en un restaurante de Caldes de Malavella (Girona), en España, que voló y se desplazó unos 40 metros, para luego caer en el techo del local.

Los menores que se encontraban en la atracción salieron disparados, a una distancia de entre 10 y 20 metros, impactando contra el suelo y sufriendo heridas de diversa consideración. La niña de 6 años fue trasladada en un helicóptero hasta el hospital Vall d’Hebron de Barcelona donde murió.

Por el momento se desconocen los motivos por los que el castillo ha sufrido el percance en un momento en el que los siete niños, de entre 3 y 11 años, estaban jugando en la instalación mientras los padres se encontraban comiendo.

En un restaurante

El restaurante Mas Oller se encuentra a la salida de la población de Caldes de Malavella y al mismo suelen acudir familias con sus hijos. Algunos de los clientes del restaurante han comentado que en el momento de producirse el suceso se ha oído un fuerte estruendo.

Los Mossos d’Esquadra investigan si el accidente se ha producido a causa de una explosión o bien el castillo hinchable no estaba bien anclado, aunque en ese momento no soplaba viento en la zona.

Por una causa que todavía no se ha concretado el castillo inflable se ha elevado por encima del tejado del restaurante, desplazándose unos 40 metros, según ha explicado el delegado del gobierno catalán en Girona, Albert Ballesta.

El castillo  entró en funcionamiento el día 14 del pasado mes de marzo, tal y como se anuncia en la página web, donde se informa que vuelve a tener disponible esta atracción para los más pequeños.

En este sentido, Jaume Matas, dueño del restaurante Mas Oller de Caldes de Malavella (Girona) ha explicado a Efe que la atracción infantil era nueva, ya que la habían instalado apenas hace dos meses.

Este tipo de instalaciones no deben instalarse, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), cuando el viento supera los 38 kilómetros por hora, una circunstancia que hoy no se producía en la zona de Caldes de Malavella, ha confirmado el delegado del Govern.

Los investigadores han recogido los restos del castillo hinchable y el motor del mismo, para analizarlos con detenimiento en los laboratorios de la policía científica.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha explicado, a través de su cuenta oficial en Twitter, que se ha puesto en contacto con el alcalde de Cales de Malavella y ha expresado su deseo de que los niños heridos se recuperen.

Vía lapatilla | Ver post original